VIII Jornadas OPTIMA LAB: Dando paso a la proactividad

Octavas Jornadas desde aquellas que celebramos en Septiembre de 2014. El tiempo avanza. Nosotros también. Jornadas que ayudan a cimentar, apalancar y desarrollar nuestro trabajo artesano. Cada jornada es especial y única. La madurez de la red es un hecho.

En estas VIII Jornadas hemos abierto perspectiva en varios temas. Principalmente en aquellos relacionados con la actividad comercial de la red. Decía Peter Drucker que el resultado de un buen negocio deben ser clientes satisfechos. Con especial foco en esa línea hemos venido trabajando de forma intensa, consiguiendo resultados muy satisfactorios desde que comenzamos. Ahora, ha llegado el momento en el que podemos ampliar el foco.

Es más que probable que, al centrarnos en lo que nos teníamos que centrar durante este tiempo (desarrollo de productos y servicios de manera artesana, definir y afianzar nuestro branding, establecer nuestro modelo de trabajo como red productiva, …), no hayamos podido dedicar atención suficiente a cómo hacer llegar a la sociedad en general, y a nuestros potenciales clientes en particular, el propósito y la utilidad del trabajo que desarrollamos.

Puede que las circunstancias nos llevasen a dejar en manos de la reactividad ese trabajo. Al  menos, en mi caso particular, es posible que no haya sabido integrar adecuadamente el espíritu artesano con las actividades comerciales. Pero eso ha cambiado. Uno de los aprendizajes de estas jornadas ha sido la conclusión de que “usar métodos invasivos de acercamiento a los clientes” es diferente a “comunicar de forma proactiva para propiciar oportunidades de colaboración genuina”. Nos ha llevado tiempo y debate llegar a esta conclusión, pero hemos encontrado el camino.

Comprobar y confirmar que la efectividad personal ayuda a mejorar la vida de las personas nos hace tomar la responsabilidad de ser proactivos en dar a conocer lo que hacemos. La solución, como en muchas ocasiones, ha aparecido de forma serendípica: será la propia red la responsable de hacer llegar a nuestros clientes potenciales qué hacemos, para qué lo hacemos y cómo lo hacemos. Todo un reto.

Otro aspecto que me resultó muy interesante fue el feedback recibido por Jordi Fortuny sobre diversos aspectos de nuestra actividad como red. Jordi se incorporó a la red hace unos meses, lo que le ha permitido poder observar «desde fuera» y contrastar «desde dentro» lo que hacemos en las «calderas» de la red. Su feedback vino a confirmar y enriquecer muchas de las cosas que ya teníamos identificadas y sobre las que trabajaremos en el futuro. Aprovecho para dar la bienvenida a Jordi como nuevo compañero de viaje 😉

Por otra parte, la experiencia va afianzando nuestra forma de trabajar durante las Jornadas. Aprovechamos lo que ya funciona e incluimos las mejoras quirúrgicas necesarias donde vemos que tiene sentido. Además, tengo la sensación de que somos más competentemente conscientes en poner en práctica proactivamente diversas habilidades cuando la situación lo requiere. Esto es algo que hacemos de manera efectiva gracias, entre otras cosas, al conocimiento y puesta en práctica del modelo de roles de Belbin®.

¿Y en lo personal?. Bueno, tal y como comenté en la ronda final de feedback de cierre, me he sentido muy cómodo en estas Jornadas. Creo que las necesitaba para poder tener un “respiro” del día a día. Mi final de año 2016 ha sido complicado, confluyendo aspectos personales y profesionales que me han hecho tener que afrontar asuntos que estaban latentes. Las cosas vienen como vienen y, cuando lo hacen, lo correcto es afrontarlas. Es ahí donde suele estar la oportunidad. Vamos a ver cómo discurren los acontecimientos porque, este año 2017, hay que tomar decisiones.

Las Jornadas me inspiran a hacer un ejercicio de reflexión y balance personal de lo que he hecho y cómo lo he hecho en el periodo entre Jornadas. Es algo que me ayuda a coger perspectiva y, sobre todo, a aprender. El último trimestre pasé por momentos irregulares y tuve que centrarme en aquello en lo que debía centrarme, no pudiendo atender ciertos proyectos con la solvencia adecuada. De todo, afortunadamente, se aprende.

Estar en OPTIMA LAB es un ejercicio de responsabilidad, coherencia y un reto. Me permite estar en sintonía con el propósito de sentirme útil ayudando a los demás. Algo que se refuerza cuando las personas con la que puedo trabajar la efectividad, o simplemente hablar sobre ello,  ven que su vida mejora en algún aspecto. Eso, sin duda, tiene un gran valor.

Ya estamos preparando las próximas Jornadas, las cuales tendrán lugar antes del verano. Los próximos meses vamos a poner en marcha muchos proyectos clave para nuestra actividad, algunos de carácter muy especial y que van a tener un gran impacto. Va a suponer un reto en general para la red y, de manera especial, también a nivel personal para mí.

Por último, dar las gracias a Paz, José Miguel, Jero, Jordi, AJ y Cruz por estos días de trabajo y convivencia, y aprovecho para mandar un fuerte abrazo a Jesús. ¡Es un placer seguir creciendo con vosotros!

4 pensamientos en “VIII Jornadas OPTIMA LAB: Dando paso a la proactividad

  1. Jesús Serrano Dúcar

    Felicidades crack, con esta crónica, me has permitido colarme unos minutos en esa sala del palacio en la que estuvisteis currando a tope durante las jornadas.

    Mil gracias, abrazo fuerte y a seguir disfrutando, sabes que te veo como un ejemplo 🙂

    Responder
  2. David Sánchez Autor

    Estás muy presente, Jesús, en todo lo que hacemos. Ya lo sabes.

    Esperando que lleguen las siguientes Jornadas… ¿verdad? 😉

    ¡Un abrazo!

    Responder
  3. Pingback: VIII Jornadas OPTIMA LAB: Mirando hacia dentro - Cambiando Creencias

  4. Pingback: VIII Jornadas OPTIMA LAB: una red muy viva - Efectivitat.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *