Archivo por meses: junio 2015

Un fin de semana muy productivo…

Boy, dressed in vintage coat and hat, sitting in a trainEn unas horas estaré en el tren de camino a las III Jornadas de Innovación OPTIMALAB, las cuales tendrán lugar, esta vez, en Elche y que han contando con la coordinación y organización de Silvestre Segarra y Cruz Guijarro.

Como en las anteriores ediciones, prometen ser unas sesiones de trabajo muy intensas y sin duda muy productivas (aquí no funciona eso de en casa de herrero cuchillo de palo…). Es cierto que el listón que dejaron las II Jornadas celebradas en Diciembre está muy, pero que muy alto… y eso motiva y emociona más aún.

En Elche nos reuniremos durante el fin de semana todos los miembros de la Comunidad de Práctica OPTIMALAB (José Miguel, Paz, Antonio José, Jesús, Cruz, Silvestre, Jero, Quique y un servidor). Serán las primeras jornadas presenciales de la CoP para Jero (ya que las últimas las vivió desde el “plasma” ) y para Quique, lo que las hace también especiales por ello.

Además contaremos con la participación de Juanjo Brizuela (puedes conocer con más detalle a Juanjo aquí y aquí) para tratar un tema muy relevante y que será determinante en los modelos de redes productivas del presente y del futuro: cómo interactúan el branding personal de los nodos con el branding de su red para conseguir aquello que menciona el maestro Eugenio Moliní de que “la red es la única configuración en la que es posible brillar con luz propia al mismo tiempo que otros también lo hacen“.

También espero que se confirme alguna sorpresa “fuera del guión”, de la que no voy a hacer spoiler y que sin duda enriquecerá más aún el devenir de las jornadas. Ya os contaré en la crónica correspondiente cómo ha acabado esto 😉

Asistir a estas jornadas significa varias cosas para mí. A nivel personal, es todo un reto. Un reto de coordinación, un reto de planificación y un reto de esfuerzo por tratar de contribuir a ese brillo que comentaba antes. También es una oportunidad. Una oportunidad para seguir aprendiendo, ayudar, compartir y, sobretodo, disfrutar de la compañía de mis colegas artesanos.

Muchas veces suelo reprochar en mi casa que el exceso de expectativas es directamente proporcional al nivel de decepción potencial que puedes llevarte. Sin embargo, en este caso y basándome en la información útil y relevante de los anteriores encuentros (¿ves como voy aprendiendo Paz? 😉 ), no tengo ninguna duda en afirmar que mis expectativas quedarán muy por debajo del valor real de la experiencia que vamos a compartir. Y no porque mis expectativas sean bajas, sino porque este fin de semana, en Elche, se va a juntar mucho talento profesional y personal. Y eso, nunca defrauda.

 

¿Qué puedes hacer para liberarte del estrés en tu trabajo… y en tu vida?

 No hay duda de que el estrés es uno de los grandes problemas que afecta a las sociedades desarrolladas en el siglo XXI. Muchas personas reconocen que viven con estrés y que ello afecta, como es lógico, de manera negativa a su salud, a sus relaciones, a su desarrollo y, en general, a su vida.

También hay personas no reconocen que tienen estrés porque, posiblemente, crean que admitir ese hecho les haría más débiles, más vulnerables o menos preparados para desarrollar puestos de elevado reconocimiento en el ámbito profesional. Sin embargo, el hecho de no reconocer algo no significa que realmente no te afecte y si eres de este tipo de personas, es probable que este post también te interese.

Personalmente, hace tiempo que trabajo sin estrés. Y es cierto que a veces me cuesta reconocerlo… o creérmerlo. Ello es fruto de esas malditas creencias que nos vamos formando  y con las que vivimos durante años. En mi caso, en su momento llegué a pensar que si no estaba estresado, angustiado, desbordado,…, no era un profesional digno de merecer. Es evidente que eso es una estupidez. Pero aunque no tenga estrés, si que es cierto que debido a mis responsabilidades familiares, a mis actividades profesionales y a los compromisos que adquiero, en ocasiones, tengo otro tipo de sensaciones no siempre agradables… pero no estrés. De eso ya me he librado.

En este punto, puede que sea conveniente aclarar a qué me refiero cuando hablo de estrés. Sin entrar en detalles psicológicos ni médicos, el estrés es una reacción que se produce en el organismo como consecuencia de una situación potencialmente amenazante. De hecho, el estrés en sí mismo no es malo… si se “consume” con moderación. El problema es que, a día de hoy, tener estrés se ha vuelto una constante en la vida de mucha gente. El estrés del que estoy hablando aquí es esa sensación, como dice José Miguel Bolívar, de que te va a explotar algún tema, no sabes cuándo y no sabes qué consecuencias puede tener. ¿Alguna vez has experimentado esa sensación?. ¿Más a menudo de lo que te gustaría?.

Para deshacerme de ese estrés me ha sido suficiente con aprender a usar GTD. El estrés y GTD son como el agua y el aceite: no se llevan bien. En cuanto empiezas a usar los hábitos de GTD, tu estrés va disminuyendo. No desaparece de inmediato porque has acostumbrado a tu mente y a tu cuerpo a esa sensación, a esa necesidad. Pero ocurre. Sólo tienes que tener paciencia y dedicar un poco de esfuerzo de manera constante a aprender la metodología y ponerla en práctica.

Por desgracia, la manera en que se trabaja y se vive hoy en día (con ideas, métodos y creencias del siglo pasado) hace que tener estrés sea habitual para muchas personas. La buena noticia es que hay solución. Lo que tienes que plantearte es si estás dispuesto a apostar por ello.

Con sinceridad, no sé si usar GTD será la única manera ni la mejor de acabar con ese estrés, pero no hay duda de que a muchas personas nos ha ayudado a conseguirlo. Así que, si quieres liberarte del estrés, ya sabes qué puedes hacer para deshacerte de él en tu trabajo… y en tu vida. Y si crees que una ayuda te puede venir bien, te recomiendo empezar por aquí.

Buen viaje.No te arrepentirás.