Archivo de la etiqueta: jornadas optimalab

IX Jornadas OPTIMA LAB: Comunicación, claridad y adaptación

“Los problemas de hoy son el resultado de los problemas del pasado”. Peter Senge

He llegado a estas IX Jornadas con la reserva encendida. Algo cansado y saturado de tantos proyectos y frentes abiertos, personales y profesionales. Habrá que ir pensado en cerrar aquellos que haya que cerrar. El traje de Superman ya va quedando pequeño.

A pesar de llegar como he llegado, estas IX Jornadas han supuesto una inyección de aire fresco y energía en la vorágine del día a día. Un día y medio de paréntesis muy necesario.

Jornadas atípicas en su duración. Día y medio en lugar de los dos días y medio habituales. En ocasiones, los proyectos y el trabajo en cliente dan poca tregua y hay que adaptarse.

También han sido unas jornadas diferentes en su contenido. Dedicamos la tarde del primer día a trabajar, junto a Xavier Vila y Cristina García de Quesada, actualizando el material fotográfico para nuestros perfiles en redes sociales. Una experiencia estupenda que disfruté mucho, gracias a la complicidad y profesionalidad que ambos generaron en la sesión de trabajo. Se nota cuando alguien trabaja siguiendo un propósito y haciendo lo que le gusta. Para tomar nota…

Por cierto, en el collage que encabeza este post, cortesía de Antonio José con material de las sesiones de trabajo con Xavi y Cristina, puedes ver a José Miguel, Paz, Cruz, Jordi, Jerónimo, Antonio José y un servidor. Faltaba Jesús, que no pudo asistir a la segunda jornada.

La jornada completa del segundo día la dedicamos a trabajar en Euroforum, lugar habitual de nuestras reuniones presenciales. Aprovecho para dar las gracias a mis colegas por ofrecerme la oportunidad de dinamizar esta jornada.  

Fue una jornada de mucha reflexión, de mucha comunicación directa y, sobre todo, de sinceridad. En mi opinión, había llegado el momento de hacer una puesta en común del estado del proyecto OPTIMA LAB desde las diferentes perspectivas de quienes formamos parte de ello. La inercia de varios años de trabajo juntos, la responsabilidad de hacer realidad la formaciónGTD® oficial en España y nuestro propósito de hacer llegar la efectividad personal a la sociedad así lo requerían.

Me resultó muy útil evaluar el estado, el sentido y el propósito de nuestra situación como red productiva. Personalmente, siempre he creído que hemos hecho muchas cosas bien y que aún tenemos mucho recorrido de mejora. ¿Cómo surgió el proyecto? ¿Qué ha cambiado desde entonces? ¿Cómo solapan los intereses personales de los nodos en el proyecto? ¿Qué cambiar y para qué hacerlo? ¿Qué hay que seguir haciendo igual y qué hacer de forma diferente?.

Preguntas necesarias que provocaron reflexiones, respuestas y discusiones enriquecedoras. Puntos de vista diversos que resultaron en conclusiones concretas. Y de todas esas conversaciones, emerge la necesidad de evolucionar el modelo porque una red en estrella tiene pocas opciones de ser una red productiva.

De estas jornadas, me he llevado una serie de ideas, reflexiones y conclusiones que comparto a continuación:

  • La estructura es insuficiente como solución. Son las personas quienes marcan el ritmo y el funcionamiento de cualquier organización. También en los modelos redárquicos. Personas a ritmos inadecuados provocan resultados inadecuados.
  • Trabajar en red exige autonomía y responsabilidad, que va más allá de escribir esas palabras en post como este. Personalmente, aún estoy por descubrir cosas en este sentido y con recorrido de mejora en este camino hacia la madurez
  • La comunicación directa y sincera es un activo fundamental en cualquier relación. En los modelos redárquicos, más aún. Hacerlo de manera correcta y natural es todo arte y, en este punto, quiero dar las gracias a José Miguel por crear las condiciones que lo permitieron
  • La queja y la excusa son recursos fáciles que todos tenemos al alcance. Hay que aprender a ignorarlos y centrarnos en lo que podemos y tenemos que hacer: esfuerzo, trabajo y más trabajo
  • Si tienes dudas, pregunta. Si necesitas algo, pide. La mayoría de la gente quiere ayudar, sobre todo si se va en el mismo barco que tu
  • Cualquiera tiene el talento para trabajar en red (aquí discrepo con mi colega José Miguel y es algo sobre lo que dedicaré tiempo a reflexionar en vacaciones)
  • Manejar la incertidumbre ha pasado a ser algo fundamental en nuestra vida. Hay que aprender a vivir con ella…
  • En la vida, hay que tomar decisiones… Por más que trates y pretendas que sea el tiempo quien las tome
  • La implementación es imprescindible para alcanzar resultados. Como decía Peter Drucker, “la estrategia es una commodity, pero la ejecución es un arte”

En conclusión, jornadas diferentes y necesarias. Las decisiones tomadas ofrecerán resultados en los próximos meses. Resultados que, sean los que sean, van a beneficiar a OPTIMA LAB como proyecto.

Por mi parte, ganas de trabajar más y mejor, aprendiendo para estar a la altura de un proyecto que sigue creciendo, donde los límites únicamente los marcan las creencias de quienes estamos en él.

VIII Jornadas OPTIMA LAB: Dando paso a la proactividad

Octavas Jornadas desde aquellas que celebramos en Septiembre de 2014. El tiempo avanza. Nosotros también. Jornadas que ayudan a cimentar, apalancar y desarrollar nuestro trabajo artesano. Cada jornada es especial y única. La madurez de la red es un hecho.

En estas VIII Jornadas hemos abierto perspectiva en varios temas. Principalmente en aquellos relacionados con la actividad comercial de la red. Decía Peter Drucker que el resultado de un buen negocio deben ser clientes satisfechos. Con especial foco en esa línea hemos venido trabajando de forma intensa, consiguiendo resultados muy satisfactorios desde que comenzamos. Ahora, ha llegado el momento en el que podemos ampliar el foco.

Es más que probable que, al centrarnos en lo que nos teníamos que centrar durante este tiempo (desarrollo de productos y servicios de manera artesana, definir y afianzar nuestro branding, establecer nuestro modelo de trabajo como red productiva, …), no hayamos podido dedicar atención suficiente a cómo hacer llegar a la sociedad en general, y a nuestros potenciales clientes en particular, el propósito y la utilidad del trabajo que desarrollamos.

Puede que las circunstancias nos llevasen a dejar en manos de la reactividad ese trabajo. Al  menos, en mi caso particular, es posible que no haya sabido integrar adecuadamente el espíritu artesano con las actividades comerciales. Pero eso ha cambiado. Uno de los aprendizajes de estas jornadas ha sido la conclusión de que “usar métodos invasivos de acercamiento a los clientes” es diferente a “comunicar de forma proactiva para propiciar oportunidades de colaboración genuina”. Nos ha llevado tiempo y debate llegar a esta conclusión, pero hemos encontrado el camino.

Comprobar y confirmar que la efectividad personal ayuda a mejorar la vida de las personas nos hace tomar la responsabilidad de ser proactivos en dar a conocer lo que hacemos. La solución, como en muchas ocasiones, ha aparecido de forma serendípica: será la propia red la responsable de hacer llegar a nuestros clientes potenciales qué hacemos, para qué lo hacemos y cómo lo hacemos. Todo un reto.

Otro aspecto que me resultó muy interesante fue el feedback recibido por Jordi Fortuny sobre diversos aspectos de nuestra actividad como red. Jordi se incorporó a la red hace unos meses, lo que le ha permitido poder observar «desde fuera» y contrastar «desde dentro» lo que hacemos en las «calderas» de la red. Su feedback vino a confirmar y enriquecer muchas de las cosas que ya teníamos identificadas y sobre las que trabajaremos en el futuro. Aprovecho para dar la bienvenida a Jordi como nuevo compañero de viaje 😉

Por otra parte, la experiencia va afianzando nuestra forma de trabajar durante las Jornadas. Aprovechamos lo que ya funciona e incluimos las mejoras quirúrgicas necesarias donde vemos que tiene sentido. Además, tengo la sensación de que somos más competentemente conscientes en poner en práctica proactivamente diversas habilidades cuando la situación lo requiere. Esto es algo que hacemos de manera efectiva gracias, entre otras cosas, al conocimiento y puesta en práctica del modelo de roles de Belbin®.

¿Y en lo personal?. Bueno, tal y como comenté en la ronda final de feedback de cierre, me he sentido muy cómodo en estas Jornadas. Creo que las necesitaba para poder tener un “respiro” del día a día. Mi final de año 2016 ha sido complicado, confluyendo aspectos personales y profesionales que me han hecho tener que afrontar asuntos que estaban latentes. Las cosas vienen como vienen y, cuando lo hacen, lo correcto es afrontarlas. Es ahí donde suele estar la oportunidad. Vamos a ver cómo discurren los acontecimientos porque, este año 2017, hay que tomar decisiones.

Las Jornadas me inspiran a hacer un ejercicio de reflexión y balance personal de lo que he hecho y cómo lo he hecho en el periodo entre Jornadas. Es algo que me ayuda a coger perspectiva y, sobre todo, a aprender. El último trimestre pasé por momentos irregulares y tuve que centrarme en aquello en lo que debía centrarme, no pudiendo atender ciertos proyectos con la solvencia adecuada. De todo, afortunadamente, se aprende.

Estar en OPTIMA LAB es un ejercicio de responsabilidad, coherencia y un reto. Me permite estar en sintonía con el propósito de sentirme útil ayudando a los demás. Algo que se refuerza cuando las personas con la que puedo trabajar la efectividad, o simplemente hablar sobre ello,  ven que su vida mejora en algún aspecto. Eso, sin duda, tiene un gran valor.

Ya estamos preparando las próximas Jornadas, las cuales tendrán lugar antes del verano. Los próximos meses vamos a poner en marcha muchos proyectos clave para nuestra actividad, algunos de carácter muy especial y que van a tener un gran impacto. Va a suponer un reto en general para la red y, de manera especial, también a nivel personal para mí.

Por último, dar las gracias a Paz, José Miguel, Jero, Jordi, AJ y Cruz por estos días de trabajo y convivencia, y aprovecho para mandar un fuerte abrazo a Jesús. ¡Es un placer seguir creciendo con vosotros!

VII Jornadas OPTIMA LAB: la madurez de la efectividad personal

collage_vii_jornadas_500x375_optimalab_20160925_1-1

Han pasado dos años desde que un grupo de personas comprometidas con la mejora de la efectividad personal y organizativa nos reunimos presencialmente por primera vez. Eran las primeras jornadas de innovación de OPTIMA LAB. Allí empezó todo.

En aquellas primeras jornadas, sensaciones parecidas a esa primera cita de juventud. El corazón acelerado, nervios, incertidumbre, emoción, pasión,… Sensaciones que, en el momento, dificultan tomar conciencia de esa cita, de lo que está pasando, de lo que podría pasar, de lo que te gustaría que pasase. Incluso las personas pasan a un segundo plano. ¿Con quién estás compartiendo ese momento?. Aún no lo sabes. Te acabas de conocer. Lo que sí sientes es que es el momento donde debes estar y el deseo de que todo salga bien. Las sensaciones de la inexperiencia propia de algo nuevo.

Dos años después de aquella primera cita, muchas cosas han cambiado. La vida es cambio. Compañeros de viaje han emprendido nuevas aventuras, dejándonos muchas cosas de las que aprender. Nuevos amigos se han incorporando a esta aventura, aportando un valor que ni de lejos imaginábamos.

Dos años donde hemos estrechado lazos profesionales y personales, de amistad sincera. Ya sabes, eso de separar artificialmente lo profesional y lo personal nos cuesta. Dos años en los que hemos madurado.

paz-garde-en-las-vii-jornadas-de-innovacion-optima-labDos años desde aquel Septiembre de 2014 de evolución constante, como red y como individuos. Siempre siendo conscientes de que el valor sincero que podemos aportar a nuestros clientes es nuestra propia experiencia, nuestro propio ser. Practicamos y experimentamos. Nos equivocamos y aprendemos. Repetimos y consolidamos. Eso es lo que somos como red.  La rueda nunca deja de avanzar. Con cada cambio, con cada avance, el compromiso se refuerza. No es fácil, pero si es posible.

Dos años de ideas para cambiar y mejorar la sociedad. A veces tengo la sensación de que no es el deseo de cambiarla, sino de crear algo nuevo. Lejos de ser presuntuoso, es sincero y emocionante. Porque estamos aquí, al menos yo, para eso.

Dos años de ideas que, en ocasiones, yo mismo consideré con escepticismo. Ideas, algunas de las cuales nacieron en las laderas del bajo monte de la Sierra de Madrid, entre pedalada y pedalada. Metáfora real de cómo la constancia es necesaria para hacer bien las cosas correctas. Alguno ya sabe a lo que me refiero. Ideas, que según nuestros clientes, consolidan en un trabajo bien hecho. Gracias por ello.

Dos años de innovación en productividad y efectividad personal aplicada a lo que hacemos. A cómo lo hacemos, para qué lo hacemos, para quién lo hacemos y cuándo lo hacemos. Todo tiene una razón.

Dos años de honestidad como red y como individuos. Autocrítica para identificar qué debemos cambiar y mejorar. Humildad para reconocer con quién podemos aprender. Juanjo, Naira, María, Laura,…, y otros tantos de manera indirecta nos han ayudado, ayudan y ayudarán a seguir aprendiendo. Mención especial a los valores artesanos con los que nos identificamos plenamente. Siempre mirando, en este caso, hacia ese lado de la ría de Bilbao, donde nos emociona comprobar que vamos por el buen camino. Gracias Julen.

Dos años en los ha sido posible traer la formación oficial en GTD® a España. La visión de José Miguel y el coraje de Jerónimo lo han hecho realidad. Además, en estas VII Jornadas hemos  aprovechado para trabajar el desarrollo competencial que nos permitirá, al resto de nodos de la red, finalizar nuestra formación como Certified Trainers. Reconozco que me hubiese costado imaginar llegar a esta situación cuando, en 2009, llegó a mis manos “Organízate con eficacia”. Pura serendipia.

En definitiva, dos años en los que, con paso firme pero silencioso, la efectividad personal ha llegado a la madurez. En el cierre de las jornadas, comentaba José Miguel que, para OPTIMA LAB, 2017 será el año de la efectividad. Pocos dudarán de que las empresas, las organizaciones y, en general, las personas necesitamos hacer las cosas de una manera diferente en nuestra sociedad VUCA. Porque ya sabes donde te lleva seguir haciendo las mismas cosas de la misma manera, ¿verdad?

Para ello, fieles a nuestro compromiso y propósito, vamos a trabajar para acercar de manera efectiva nuestro aprendizaje, nuestra experiencia y nuestros valores a las organizaciones. Porque hacemos lo que hacemos para que sea útil a quien lo necesita. Y mientras, seguiremos innovando, seguiremos ayudando y seguiremos aprendiendo.

Guardar

VI Jornadas OPTIMA LAB: Haciendo bien las cosas correctas


Hace unos días celebramos las VI Jornadas de Innovación de OPTIMA LAB. Como en las últimas ocasiones, tuvieron lugar en el Palacio de los Infantes de Euroforum, en San Lorenzo de El Escorial. Este lugar es muy especial para mí ya que, en mi época universitaria, asistí a varias sesiones de los Cursos de Veranos de El Escorial y allí conocí a quien posteriormente se convirtió en mi mujer, precisamente, casándonos en el Real Monasterio de El Escorial. Vamos, que las Jornadas de Innovación se celebren en este entorno sólo puede dar lugar a cosas muy buenas. Conecting the dots 😉

VI Jornadas OPTIMA LABComo en todas las Jornadas anteriores, salvo en las iniciales que estuvieron más orientadas a conocernos y sentar las bases de lo que es hoy OPTIMA LAB, aprovechamos para juntarnos y avanzar en algunas cosas sobre las que resulta más efectivo trabajar presencialmente que en los hangouts que realizamos todas las semanas.

Seguimos utilizando
el modelo de trabajo 
de reunión
por tiempo y energía que probamos en su día y que tan buenos resultados nos está dando. Semanas antes preparamos los materiales mediante nuestros canales y tableros colaborativos de Slack y Trello, de modo que nada más llegar nos pusimos a trabajar. Nada de empezar por la primera ocurrencia ni por lo que más apetezca. Empezamos por donde había que empezar, haciendo bien las cosas correctas.

Comenzamos las jornadas de la mano de Antonio José Masiá, quien nos expuso el trabajo realizado en las últimas semanas como resultado de su proceso de certificación en el iOpener Institute de la mano de Santi García. Las conclusiones fueron excepcionales y completamente alineadas a la realidad de nuestra red. Esto nos ayuda a seguir trabajando en la línea que venimos haciendo.

Posteriormente, y como viene siendo habitual desde hace un tiempo, contamos con la asistencia de profesionales invitados. Esta vez disfrutamos con la intervención de María Montaña Redondo para conocer detalles de dress code aplicado a nuestra actividad. Aparentemente es un tema poco relacionado con la efectividad, pero se vuelve relevante cuando entiendes e interiorizas que hay que hacer bien las cosas correctas.

Una parte considerable de estas jornadas las dedicamos a profundizar en la experiencia que ha supuesto para Jerónimo Sánchez los primeros cursos oficiales de GTD en España. Tanto a nivel de desarrollo de la formación como de feedback de los clientes, el resultado no ha podido ser más satisfactorio. Es muy relevante que las organizaciones demanden con cada vez más intensidad este tipo de formación, señal de que la preocupación por soluciones que mejoren de verdad la productividad personal es cada vez mayor.

También hemos seguido profundizando en conocer mejor a nuestros clientes. Gracias a las semillas que dejó plantadas Juanjo Brizuela en las III y IV Jornadas, y a mis años de experiencia comercial, he aprendido que este es un tema que nunca tiene fin. En este asunto, contar con José Miguel en la red es un privilegio gracias a su experiencia en el sector. Abordamos un rico debate sobre el estado del arte en los Recursos Humanos y las organizaciones, aprovechando niveles de energía altos y bastante tiempo disponible. El tema lo merecía y obtuvimos muchas ideas que iremos desarrollando en los próximos meses.

Aprovechando su experiencia como Master Practitioner en PNL, Paz Garde nos habló sobre la aplicación del metamodelo a la comunicación, surgiendo un interesante debate que me ha dejado líneas de trabajo interesantes. Por otro lado, Cruz Guijarro aprovechó para exponer el avance de los últimos proyectos en los que está trabajando y, en particular, compartió la experiencia obtenida con la publicación del Ranking OPTIMA LAB de blogs de efectividad, el cual actualiza todos los meses en su blog.

VI Jornadas OPTIMA LAB Tandoori

Artesanos sufriendo… y disfrutando

También hubo tiempo para el ocio y aprovechamos para desvirtualizar a Alberto Almoguera, bloguero y un habitual en nuestras conversaciones en redes sociales con gran interés en productividad personal y organizativa. Fue un placer cenar con él y espero que disfrutase igual que nosotros. Además, como no podía ser de otra manera, hubo cena “fetiche” en el restaurante favorito de la red. En esta ocasión sí que me pude sumar a la cena después de mis dos últimas ausencias… y volví por la puerta grande: algunas lágrimas, sudores, enrojecimento facial y algún que otro improperio consecuencia de la alquimia de Nadim. O nos estamos haciendo mayores o tenemos que ir más a menudo 😉

VI Jornadas OPTIMA LAB Euroforum

Artesano disfrutando con su trabajo

Entre slots de trabajo, pudimos hablar en un breve hangout con Jesús Serrano, amigo y nodo latente de la red. Después de cinco ediciones de estas Jornadas de Innovación contando con su presencia, no tenerle en éstas se nos hizo raro. ¡Un abrazo compañero!

El último día lo dedicamos a varios temas y, fundamentalmente, a grabar el video-resumen
sobre las jornadas que puedes ver al inicio del post. Me lo pase genial con la grabación y disfrute mucho con el trabajo realizado por
Óscar Moussa. En todo momento nos facilitó la complicada tarea de ponerse ante las cámaras echándonos unas risas.

Mucho trabajo realizado, pero mucho más por realizar. Parece que está todo por hacer, como le gusta citar a mi colega Antonio José Masía, parafraseando a Pau García-Milá. Y me temo que les voy a dar la razón. El verano se presenta intenso y las VII Jornadas de Septiembre están a la vuelta de la esquina. Mientras, en OPTIMA LAB seguiremos haciendo bien las cosas correctas.

III y IV Jornadas OPTIMA LAB: Conociendo a Nuestros Clientes

OPTIMA LAB es una red productiva que ayuda a personas y organizaciones a ser más efectivas para lograr sus resultados por medio del aprendizaje basado en la experiencia y nuevas metodologías centradas en las personas

Collage OPTIMA LAB Jornadas Innovación Elche 2015

OPTIMA LAB – Jornadas Elche 2015

Decía Peter Drucker que “el resultado de un buen trabajo es un cliente satisfecho“. No puedo estar más de acuerdo con esta afirmación, no sólo desde su planteamiento teórico sino también desde mi propia experiencia. Mi vida profesional ha estado siempre vinculada a la relación con clientes y mis experiencias comerciales de éxito siempre han llegado como consecuencia de la satisfacción de esa relación. La realidad es que, en el fondo, no hay mucho más. Sin satisfacción en el cliente, no hay proceso de relación comercial sostenible en el tiempo ni prescripción hacia potenciales clientes, los dos factores claves para cualquier actividad comercial. Sin satisfacción no hay presente y no habrá futuro.

Pero, ¿cómo se puede alcanzar esa satisfacción?. ¿Cómo conseguir una relación real de confianza con un cliente?. ¿Es realmente posible?. Y si es posible, ¿cuál es el primer paso que debemos dar para emprender junto a los clientes ese camino?.

Durante los meses de Junio y Septiembre han tenido lugar, respectivamente, las III y IV Jornadas de OPTIMA LAB (puedes buscar el hastag #optimalab en Twitter para acceder a la difusión que hicimos en redes sociales). Estas jornadas han estado centradas en cómo definir, desarrollar y trabajar el branding de la red desde el conocimiento de nuestros clientes. Como comenta José Miguel Bolívar en su crónica de las jornadas, el planteamiento comercial no invasivo de la red fruto de nuestro enfoque y sentir artesano hace del branding una herramienta indispensable para aportar información y conocimiento sobre nuestra actividad.

Juanjo Brizuela - III Jornadas OPTIMA LAB (foto de Paz Garde)

Juanjo Brizuela – III Jornadas OPTIMA LAB (foto de Paz Garde)

En estas jornadas hemos reflexionado mucho sobre los clientes con los que trabaja OPTIMA LAB: quiénes son, qué sienten, qué necesitan, qué miedos tienen y qué virtudes les definen. Todo ello facilitado y acompañados de Juanjo Brizuela, maestro artesano experto en branding y de una sensibilidad envidiable sobre las sensaciones de los clientes. Me sentí muy cercano a los planteamientos y reflexiones de Juanjo en cuanto a la necesidad de empatizar, conocer, pensar y sentir como nuestros clientes. Eso sí, haciéndolo de verdad y no como un slogan de marketing vacío industrializado. Porque detrás de cada cliente hay una persona con sus circunstancias y sensibilidades particulares y, en mi opinión, desde esa perspectiva debe enfocarse una sincera relación de confianza como comentaba al inicio del post. Gracias a las dinámicas realizadas en el taller con Juanjo somos más conscientes de la realidad de nuestros clientes.

Por otra parte, también hemos trabajado en verbalizar y escribir (como puedes ver en la cabecera del post) qué es OPTIMA LAB. Fue un momento muy especial del último día de las IV Jornadas, un ejercicio enriquecedor y que siempre tuvo, de manera consciente y sincera, a los clientes en el centro y la preocupación e interés genuino de cada miembro de OPTIMA LAB en trabajar con ellos. Resulta evidente que de la propia definición de lo que representa OPTIMA LAB se desprende el propósito de aportar valor. Un valor real, genuino y artesano. Un valor nacido de la experiencia propia  y de la experiencia integrada del trabajo de cada miembro de la red. Un valor real, no porque nos miremos el ombligo y lo digamos nosotros, sino porque lo experimentan, sienten y trasmiten nuestros clientes. Un valor que creamos con ellos, no un simple valor añadido.

Naira Pérez de Villareal - IV Jornadas OPTIMA LAB (foto de Antonio José Masiá)

Naira Pérez de Villareal – IV Jornadas OPTIMA LAB (foto de Antonio José Masiá)

En las jornadas de Septiembre celebradas en Las Matas (Madrid) contamos también con la presencia de Naiara Pérez de Villareal, consultora artesana y toda una especialista en el sector de Internet y redes sociales que siente verdadera pasión por su trabajo. Con ella empezamos a reflexionar y definir una estrategia más efectiva para nuestro branding como red en Internet, siempre respetando nuestros valores artesanos, compartiendo conocimiento y trasmitiendo lo que somos y lo que hacemos con claridad, armonía y, por supuesto, efectividad.

 

Lo cierto es que OPTIMA LAB ha tenido una evolución evidente desde la celebración de las I Jornadas de El Escorial en Septiembre de 2014. Hemos vivido muchas experiencias, hemos trabajado intensamente dando lo mejor de cada uno para contribuir al desarrollo de la red, hemos puesto en práctica nuevas formas de colaboración y trabajo, se han afianzado los lazos entre los integrantes de la red, hemos fallado y aprendido (unos más que otros ;-)), … Continuamos manteniendo reuniones virtuales periódicas, trabajando de forma asíncrona y síncrona por diferentes medios y poniendo en práctica nuevos métodos buscando ser cada vez más efectivos, demostrando con la experiencia que este modelo de trabajo en red es posible. Creo que en este año hemos realizado muchas más cosas de las que somos conscientes. Desde donde empezamos, hasta donde estamos, hay un salto cuantitativo y cualitativo enorme.

No quisiera finalizar estas reflexiones sin dar las gracias a todas las personas que han hecho posible estas jornadas OPTIMA LAB. Agradecer a Silvestre Segarra la extraordinaria gestión de las III Jornadas celebradas en Elche en el mes de Junio, a José Miguel y Paz la organización de las IV Jornadas celebradas en Las Matas (Madrid) en Septiembre (desde aquí mis disculpas por no haber podido disfrutar todo lo que me hubiese gustado de los estupendos momentos de networking). También dar las gracias a Juanjo y Naiara por compartir con nosotros su experiencia y abrirnos las puertas de nuevos aprendizajes, y a Pablo Ortuño, quien nos acompañó en Elche para retratar e inmortalizar en unas extraordinarias fotografías nuestras sesiones de trabajo (fotografías muy bien aprovechadas, por cierto, por el maestro Antonio José Masiá, siempre inquieto para sacar la creatividad que lleva dentro como podéis observar en los geniales collages con los que nos ha obsequiado a todos los miembros de la red). Gracias a todos los miembros de OPTIMA LAB: Antonio JoséCruz, Jero, Jesús, Quique, Paz y, por supuesto, a José Miguel por embarcarnos en este viaje. Y por último lo más importante, si me lo permite el resto, agradecer la paciencia y comprensión de mi familia en un año que está siendo particularmente intenso y cargado de emociones.

Gracias a todos por hacer posible estas magnificas jornadas y vayamos preparando las siguientes, porque mejorar la efectividad es clave para las personas y organizaciones en el siglo XXI.