Una manera realmente sencilla y rápida de implantar GTD

Making choices.Seguramente, si estás leyendo este post es porque posiblemente en algún momento hayas leído sobre GTD. O puede que alguien te haya hablado de ello y hayas decidido pasarte por uno de los blogs con más prestigio y de referencia que escribe sobre el tema, es decir, este (es broma, jeje). O puede que ya conozcas GTD y estés buscando una manera sencilla y rápida de implementarlo, en contra de lo que gran mayoría de usuarios avanzados, y expertos en la materia como, por ejemplo, este, este, este o este podrían opinar.

Pues lo siento, si detrás de este título esperabas realmente una manera sencilla y rápida de implantar GTD, sin esfuerzo ni dedicación, has picado. Perdóname el atrevimiento al usar un título algo engañoso, pero espero que eficaz, para llamar tu atención. Pero es que creo que la mejor manera de ayudarte a implementar GTD es empezando por compartir contigo la realidad, de cara a que puedas considerar tus verdaderas expectativas respecto a usar o no usar GTD.

Veamos, ¿estás en alguna de estas situaciones?:

  • estás agobiado con mucho trabajo y buscas una manera de organizarte mejor
  • te gustaría tener más tiempo libre terminando antes tus tareas
  • piensas que tienes compromisos, contigo y con otras personas, que incumples sistemáticamente
  • tu día a día es una vorágine de peticiones, interrupciones, urgencias,…, y no puedes gestionarlo
  • por mucho que planificas tu día a día, nunca consigues cumplir con lo que te propones
  • y, por mucho que planificas tus proyectos, te da la sensación de que no los terminas nunca
  • te acuerdas de hacer cosas justamente cuando menos puedes hacerlo, o directamente cuando no puedes hacerlo
  • no te acuerdas de hacer o haber hecho algo cuando tienes o tendrías que haberlo hecho
  • piensas que tu día a día no te deja ver más allá que tu futuro inmediato
  • crees que, como tu situación es especial, no hay nada que te sirva relamente como ayuda para mejorar ya que has probado muchos otros estupendos y revolucionarios sistemas de gestión del tiempo
  • no te importaría dedicar, poco a poco, tiempo y esfuerzo para ir adoptando una manera eficaz de pensar y relacionarte con tu entorno, pensada para los tiempos que vives

 

Podría seguir escribiendo situaciones con las que te sentirías, seguramente, identificado. Pero, si eres un profesional preocupado por tu trabajo (por cuenta ajena, propia, empresario,…), si eres una persona inquieta con ganas de aprender, de hacer cosas nuevas (viajes, experiencias, deportes, actividades, …) o, simplemente, de vivir mejor y has contestado afirmativamente algunas de las preguntas anteriores, tomándome la licencia de darte un consejo que no me has pedido, te animo a que durante un tiempo trates de conocer y usar GTD como medio para organizarte mejor y ser más eficaz. Eso si, no esperes que te resulte sencillo, que sea fácil o que sea rápido, porque muchos aprendizajes que merecen la pena conllevan tiempo, esfuerzo, ensayo, error, frustración, cabreo, más error, júbilo, reflexión, más cabreo, más esfuerzo y, eso si, una enorme dosis de satisfacción cuando echas la vista atrás y ves de dónde partías y dónde estás, pero sobre todo, hasta dónde puedes llegar.

Ahora que se acerca el verano y las vacaciones, puede ser un gran momento para comiences a dar “pasos de bebé” en busca de una manera de vivir mejor, con menos estrés, más control sobre tu día a día y con mayor conciencia de lo que haces y para qué lo haces. Eso si, poniendo mucho de tu parte… ¿Te animas?

5 pensamientos en “Una manera realmente sencilla y rápida de implantar GTD

  1. manuel miguel

    🙂 jeje, he leido el titular de tu post y he pensado no me lo creo, aquí hay trampa. En fin ingenioso el procedimiento para despertar la curiosidad del lector. Realmente “Una manera realmente sencilla y rápida de implantar GTD” es ponerse manos a la obra y empezar con GTD. Sencillo y rápido son terminos relativos, y el resultado de aplicar GTD a mi me ha resultado muy provechoso, así que aunque me haya parecido no tan sencilla su implantación como hubiese esperado, y no tan rápido como me hubiese gustado, el esfuerzo está mereciendo la pena.
    Gracias por tu post.
    Manuel Miguel

    Responder
    1. David Sánchez Autor

      Efectivamente Manuel Miguel, la manera más rápida y sencilla de hacer algo es ponerse a ello. Pero no sólo eso, sino que también hay que tener en cuenta las expectativas. Si creemos que algo que aportará gran valor no va a costar esfuerzo, empezamos mal…

      Gracias por pasarte por el blog. Un saludo

      Responder
  2. Virginia

    Buenos días,

    Perdonado el pequeño “engaño” del título. A pesar de no creérmelo del todo, confieso que guardaba un atisbo de esperanzo con el post. MI gozo en un pozo cuando he visto que no era así jajaja.

    Tienes toda la razón:
    “muchos aprendizajes que merecen la pena conllevan tiempo, esfuerzo, ensayo, error, frustración, cabreo, más error, júbilo, reflexión, más cabreo, más esfuerzo y, eso si, una enorme dosis de satisfacción cuando echas la vista atrás y ves de dónde partías y dónde estás, pero sobre todo, hasta dónde puedes llegar”.

    Muchas gracias por recordarnos esto 🙂

    Un abrazo,

    Virginia

    Responder
    1. David Sánchez Autor

      Hola Virginia,

      no veo necesario ningún tipo de “perdón”, puesto que en ningún momento he comentado que sea fácil (lo que la mayoría busca). Y en cuanto a que sea rápida, es que no hay otra manera de hacerlo.

      De todos modos, me gustaría conocer si tienes dificultades a la hora de implantar GTD. ¿Cuáles son?

      Gracias por pasarte a comentar

      Responder
  3. Pingback: ¿Estás pensando en aprender GTD? | Control y Perspectiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *