Mejor hacer algo «poco bien» que no hacer nada

Hay ocasiones en las que te sientes con poca motivación para actuar, para hacer algo que debes hacer.

Son momentos en los que evitas pasar a la acción.

Evitas ir al gimnasio porque no te apetece.

Evitas llamar a un cliente porque puede que no le interese lo que le propones.

Evitas leer un poco sobre esa materia que te interesa porque no vas a poder leer todo lo que te gustaría.

Evitas, ¿te suena?

Ya sabemos que lo correcto es hacer lo que debas hacer en cada momento. Te apetezca o no. Para meter más presión aún, ya nos decía Marco Aurelio que «haz cada cosa en la vida como si fuera lo último que hagas».

Sin embargo, no siempre tienes esa actitud, esa capacidad. No te olvides de que eres humano.

Por eso, cuando no tengas ganas de empezar a hacer algo simplemente empieza. Porque es mejor empezar a  hacer algo «poco bien» que no hacer nada.

 

3 comentarios en «Mejor hacer algo «poco bien» que no hacer nada»

  1. Hola! Aquí Jaír, de EfectiVida.

    Gracias David por seguir en la brecha. Te seguía hace tiempo y hoy por una casualidad vi que estabas publicando. Gracias por tus contenidos y por el equilibrio que siempre muestras.

    En cuanto al tema de mejor algo «poco bien» que no hacer nada, entiendo lo que dices. También está la frase de «mejor hecho que perfecto».

    Ahora bien, hace poco publicaba en mi podcast una reflexión sobre este tipo de expresiones. A veces, (no siempre), se usan como una excusa para no actuar.
    Comentas a alguien que un método de organización puede ayudar, y te dicen eso de «bueno, yo lo hago así, y mejor eso que nada».

    No sé si será la edad que uno va teniendo, pero no me vale. Yo no quiero algo mediocre. Quiero aprender cuál es la mejor forma de hacer algo. No quiero perder el tiempo en soluciones a medias.

    Por supuesto que hay áreas o momentos de la vida en los que, mejor algo poco bien que nada. Pero creo que hay que tener cuidado en que esta actitud no se convierta en una tónica de trabajo y una excusa para la inacción.

    ¿Cómo lo ves David?
    Un saludito desde Canarias!

    Responder
    • Hola, Jaír

      Me alegro de volver a saber de ti 😉

      Mi reflexión iba más por evitar lo que tu llamas «inacción». Es decir, prefiero empezar con algo aunque no sea «excelente» que no empezar hasta que considere que tengo los recursos para que sea «excelente».

      Sé que esto se puede interpretar como un arma de doble filo y hay que considerarlo con matices. Quizás sea la palabra «bien» la que genere dudas, pero es importante.

      Pongo un ejemplo vivido el otro día con un cliente. Decidimos conjuntamente que era mejor empezar a crear una oportunidad en un CRM, aunque ambos teníamos dudas de cómo hacerlo bien, que no hacerlo y esperar a saber cómo hacer del todo bien. ¿La razón? A veces se aprende haciendo y siempre obtienes más contexto a la hora de preguntar. Igual no es una ejecución excelente y podría ser más efectivo esperar a preguntar. Sin embargo nos ayudo a ambos a «movernos». Y, sí: hemos tenido que retocar y cambiar cosas. Y lo tendremos que seguir haciendo.

      Respecto a la «mediocridad», creo que estamos en una sociedad con exceso de «culto por la excelencia». ¿Si no es excelente no tiene valor? Para nada. Cuidado con la «excelencia» porque, además de ser subjetiva, puede generar efectos contrarios a los que se busca.

      Un abrazo!

      Responder
  2. Me gusta ese «Recuerda que eres humano». Que razón tienes!!!! No siempre tenemos la actitud para ponernos, pero a veces ponerse es la única forma de que la actitud cambie…
    Interesante reflexión David.

    Responder

Deja un comentario

Ir al contenido