No hace falta un par, solo un propósito

Hoy se cumple un mes desde que comencé, con dedicación completa, mi andadura por el camino artesano.

Treinta días en los que se han superado mis expectativas, con un balance que no me podía imaginar.

Sé que un mes es poco tiempo para sacar conclusiones pero me gustaría compartir la experiencia con vosotr@s.

Sin parar

Ha sido un mes donde, literalmente, no he parado.

Viajes, formaciones y proyectos de consultoría para mejorar la efectividad han llenado mi calendario… y lo tienen muy ocupado en los próximos meses.

La necesidad de las personas de mejorar la efectividad es cada vez más evidente, tanto por parte de las personas como de las organizaciones.

Lo cierto es que está todo por hacer, a pesar de lo mucho que ya hemos avanzado. Las expectativas, y los datos, indican que la dinámica seguirá la línea ascendente de los últimos años.

Y estamos preparados para ello.

Las sombras

También hay aspectos a mejorar. Es normal cuando se empieza y afronta un proceso de cambio que merece la pena.

La elevada actividad en cliente me ha llevado a prestar menos atención al trabajo del día a día. Principalmente, mi participación en los proyectos de gestión interna en OPTIMA LAB y mi actividad comercial se han visto algo afectados. Habrá que hacer ajustes en estos puntos.

Por otro lado, también estoy en proceso de conseguir un balanceo óptimo de mi atención entre la familia y el trabajo cuando estoy en casa. Es algo que no me preocupa en especial porque sé que es un proceso de adaptación que vendrá con el tiempo, pero ahí está.

Las luces

Como comentaba al principio, la realidad de este primer mes ha superado mis expectativas.

Destacaría por encima de todo la posibilidad de experimentar, con enfoque y dedicación completa, el alineamiento entre mi actividad y mi propósito. Realmente disfruto ayudando a las personas a mejorar, por pequeño o grande que sea esa mejora.

Poder centrarme en mi actividad profesional, y evitar la dispersión en más temas de los que podía atender con la suficiente calidad, ha sido otro de los grandes aspectos positivos. Intuyo que este enfoque es algo que aportará mucho a los resultados profesionales y mi calidad de vida.

Por otro lado, la convivencia con mi amiga la incertidumbre ha ido muy bien. Era una de las cosas que más dudas me generaba y el balance ha sido muy bueno. Seguiremos “cultivando” la relación.

También estoy más que satisfecho con los resultados de este mes, tanto en términos de facturación como del feedback recibido en los diferentes proyectos. Para ser el primer mes, los resultados han sido muy buenos. Hay que mantenerse. 😉

Y por último,mención especial para el apoyo, las conversaciones y los mensajes que he tenido con muchas personas. Siempre he escuchado que, en el trabajo por cuenta propia, uno se encuentra solo ante todo. Pero la realidad es muy diferente y siempre hay gente estupenda que está ahí.

Conclusión

El balance de este primer mes de “mi nueva vida” es muy positivo. Sinceramente, lejos de lo que me podía esperar a estas alturas.

Los aspectos menos positivos se han visto superados con creces por todas las oportunidades y resultados conseguidos.

Esto no ha hecho nada más que empezar, y tengo claro es una carrera de fondo donde lo importante no es como se empieza sino la tendencia que se sigue.

Alinear tu actividad con tu propósito es algo de un valor especial. A pesar de que muchas personas me dicen que he tenido un par al empezar este camino, lo cierto es que no hay nada de eso. Porque para todo esto no hace falta un par, solo un propósito.

Seguimos construyendo.

Un pensamiento en “No hace falta un par, solo un propósito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.