Archivo de la etiqueta: consultoría artesana

XIII Jornadas OPTIMA LAB: la adaptación como proceso efectivo

Lunes 9 de septiembre de 2019. Primer día de colegio para muchos (niños incluidos). Tras acompañar a los míos, afortunadamente sin trauma alguno (tampoco para los padres), vuelvo a casa para prepararme.

Empiezan las XIII Jornadas de Innovación de OPTIMA LAB, casi nada. Trece ediciones desde aquel 2014.

Aún me quedan cosas por hacer antes de salir para buscar a Jordi, que viene de Barcelona, a la estación de Las Rozas.

Tras mandar unos emails y enviar propuestas comerciales con vistas ya al año que viene, preparo la mochila con todo lo necesario y hago la maleta. Van a ser unas jornadas de mucho «hacer».

Sobre las 12:00, recojo a Jordi y salimos rumbo al Hotel Euroforum Arcipreste de Hita, en Navacerrada, donde vamos a pasar los próximos tres días. Aprovechamos el trayecto para ponemos al día en asuntos familiares y arreglar el mundo… nos faltó sólo media hora para conseguirlo.

Al llegar a Navacerrada nos esperaba Sergio, que venía de Gijón. Nos saludamos, echamos unas risas y esperamos a Marta, Paz y José Miguel, disfrutando de las espectaculares vistas hacia el pueblo de Navacerrada y su embalse.

Una vez instalados, cogimos fuerzas con un finger lunch «ligerito» e inmediatamente nos pusimos manos a la obra. Ganas por empezar cuanto antes.

Aprendiendo sobre nosotros

Comenzamos «poniendo» a prueba a Sergio, que recientemente obtuvo su practitioner en la metodología de Roles de Belbin (vaya año que has tenido compañero…) y preparó un detallado trabajo sobre los diferentes roles que tenemos en OPTIMA LAB.

La puesta en común de las conclusiones y el debate posterior, nos ayudó a aplicar algunos cambios de funcionamiento interno. Cambios, como siempre, orientados a mejorar la efectividad.

Dentro de lo más relevante, Jordi ayudará en la coordinación global del buen número proyectos internos y áreas de responsabilidad que tenemos en la red. Por su parte Sergio, irá aportando sus cualidades de finalización en diferentes aspectos.

Otro aspecto muy práctico que revisamos fueron los resultados individuales del Cognitive Preference Survey, orientado a conocer mejor nuestras aptitudes en el marco del aprendizaje.

Como siempre, el debate posterior y puesta en común nos ayudó a identificar ideas para mejorar la experiencia en aula, algo que nos «obsesiona» y que forma parte de nuestro ADN.

Por mi parte, identifiqué tres aspectos relevantes sobre los que trabajar: la observación, la escucha selectiva y el ritmo de comunicación. Personalmente, estoy bastante orgulloso de las mejoras que he realizado en el último año pero hay que seguir trabajando.

De la mano de Jordi, abrimos el debate sobre cómo mejorar el modelo de comunicación interna que usamos en OPTIMA LAB. Hace años que decidimos dejar de utilizar el email internamente, reemplazándolo por procesos y herramientas más efectivas.

También repasamos otros aspectos internos derivados de los cambios en los procesos de gestión de las formaciones, preparación de materiales o facturación.

En este bloque, aprovechamos para hablar sobre los estándares de OPTIMA LAB: nuestro «framework» de actuación en cuanto a valores, coherencia y actitud. Revisamos el estupendo trabajo realizado Paz sobre estos estándares que incluyen, además, las herramientas que utilizamos para optimizar nuestra efectividad como red.

Fin del primer día

Finalizamos la jornada sobre las 18:30 y prácticamente todos los nodos de la red decidimos hacer un poco de ejercicio para desconectar.

José Miguel lanzó la idea de hacer algo de actividad física al finalizar cada día y fue muy bien recibida por algunos «entusiastas».

Tras gestionar varias solicitudes de inscripción para el VIII curso en abierto de formación GTD® oficial, me calcé mis zapatillas para salir con Marta a correr por la zona del valle de La Barranca. La carrera finalmente quedó en paseo, que aprovechamos para disfrutar de unas vistas espectaculares.

Ya de vuelta, nos preparamos para bajar a cenar al pueblo. Optamos por la comida italiana del restaurante Rompicapo, un lugar acogedor, con un gran servicio y una cocina «abierta al reto» que lanzaron Paz, Marta y JM de preparar «la comida italiana más picante del mundo».

Muchas risas, confidencias y situaciones divertidas de la mano, entre otras cosas, de las anécdotas universitarias de Marta. Desde ahora, OPTIMA LAB siempre llevará en su corazón a «el gerente»… nosotros nos entendemos 😉

Segundo día

Comenzamos temprano, como suele ser habitual. Yo baje un poco antes a la sala para prepararla y trabajar un poco en mis cosas antes de desayunar.

Buen ritmo de trabajo tratando varios temas relacionados con desarrollo de negocio, operaciones, ventas y delivery.

El uso de los tableros de Trello nos ayuda a movernos con flexibilidad en este tipo de reuniones en las que cada minuto, cuenta. Sí, se quedan cosas sin hacer, pero sabemos y elegimos qué es lo que se queda sin hacer 😉

Por la tarde contamos con un taller de 5S Digitales, de la mano del maestro Julen Iturbe y Venan Llona. Muchas gracias a ambos por vuestra artesanía y, en especial a Julen por estar ahí a pesar de esa afonía.

5S Digitales plantea soluciones sencillas y aplicables, tanto al plano personal como profesional, para organizar y relacionarnos de forma más óptima con el complejo entorno digital.

Se trata de una metodología completamente flexible y potente que ayudaría a muchas personas y organizaciones a dejar de perder tiempo gracias al desarrollo de acciones y procesos digitales sencillos.

Aunque muchos de los conceptos que vimos en el taller ya los aplicamos en OPTIMA LAB, seguro que nos ayudará a reflexionar de cara a nuevos cambios y futuras mejoras.

Personalmente, me lleve ideas que comencé a aplicar durante el propio taller, otras voy a incubarlas y algunas las plantearé para aplicar en casa (creo que ya tengo candidato para el rol «5S owner» en casa).

Al finalizar este segundo día, la lluvia nos impidió salir a disfrutar del entorno como el día anterior. Así que aproveché para hacer algo de ejercicio en la habitación y meditar un rato antes de irnos a cenar.

Bajamos de nuevo al pueblo y esta vez, el lugar elegido fue el restaurante La Almadraba. Nos acompañaron Venan y Julen, a quien «apartamos» para evitarle el sufrimiento de forzar la voz en la conversación 😉  Eso sí, estuvo bien entretenido degustando los paquetitos de picos que nos sirvieron. Es lo que tienen los maestros…

La cena fue muy divertida. Me quedó claro, gracias a Marta, que mi habilidad para hacer selfies es, literalmente, lamentable. Por suerte, nos dio un buenos consejos de cómo mejorarlos… Veremos.

Tercer día: innovando en la experiencia de aprendizaje

Tras despedirnos de Julen y Venan después del desayuno, volvimos a nuestra sala para afrontar las últimas cuatro horas de trabajo.

Buena parte de la mañana la dedicamos a la innovación para mejorar la experiencia de aprendizaje de nuestros clientes.

Jordi expuso los cambios que vamos a introducir en las próximas versiones de nuestras formaciones de Nivel 1 de GTD®. Estos cambios están orientados a mejorar la experiencia en aula y facilitar el acompañamiento posterior gracias a un completo programa de refuerzo del aprendizaje, que contará con herramientas innovadoras y potentes.

Este enfoque, junto a los módulos online que lanzamos antes del verano, garantizan el éxito de mejorar la efectividad personal con GTD® a cualquier persona suficientemente comprometida.

Terminamos el tercer día con la exposición de nuestras reflexiones personales sobre las propias jornadas, el futuro de la red y del negocio.

Reflexiones y cierre

OPTIMA LAB se ha convertido en el referente en efectividad gracias al trabajo realizado durante todos estos años, y así nos lo dicen nuestros clientes.

Los resultados que estamos consiguiendo son consecuencia de perseguir e insistir en nuestro propósito y de aplicar nuestro modelo de negocio: hacer bien las cosas correctas.

El objetivo para este curso que empieza es ambicioso y retador. Trabajando desde los principios que nos han traído aquí, aprendiendo de los errores y potenciando las fortalezas que tenemos, seguro que lo conseguiremos.

Y para finalizar, aprovecho para dar las gracias a Paz por la estupenda organización de estas Jornadas. Mención especial para Marta, por todo lo que ha aportado en su debut y por «facilitarme» el hilo musical en la habitación. Y también a Jordi, Sergio y José Miguel por los buenos momentos que hemos pasado.

¡Nos vemos en las siguientes!

Mis reflexiones sobre el primer curso abierto de GTD® oficial en España

“Ganarse la vida no basta, el trabajo también tiene que hacer una vida.” Peter Drucker

Los pasados 9 y 10 de abril tenía lugar el primer curso abierto de formación oficial GTD® en España. Un nuevo hito para la efectividad personal en nuestro país y un momento muy especial para OPTIMA LAB.

Reconozco que si hace 8 años me hubiesen comentado que tendría la oportunidad de facilitar este primer curso de formación oficial GTD®, sinceramente, no me lo habría creído.

Como ya sabéis, descubrir y aprender GTD® ha sido una de las mejores cosas que me han pasado. Literalmente, me salvó la vida a la hora de reducir mis niveles de estrés, me ayudó a organizarme mejor, a trabajar con enfoque y, entre otras muchas cosas, a integrar y conciliar mi vida personal y profesional.

Estas mismas sensaciones las comparten muchas personas que ya conocen y usan GTD® en todo el mundo.

Cuestión de responsabilidad

Por esa razón, en OPTIMA LAB siempre hemos tenido presente, como parte de nuestra RSA, el compromiso de hacer llegar al mayor número de personas posible las ventajas de la efectividad personal y, en este caso concreto, de GTD®.

Hasta el momento, nuestros principales esfuerzos han estado dirigidos en llegar a las personas a través de las organizaciones. El éxito y los resultados obtenidos demuestran que vamos por buen camino.

Sin embargo, ese compromiso firme que comentaba unido al número de peticiones particulares para asistir a una formación oficial en GTD®, aceleraron que el primer curso abierto fuese tomando forma y se convirtiese en realidad.

Cuando José Miguel me comentó si me apetecería facilitar este primer curso abierto, no lo dude ni un segundo. Sí, reconozco que en este caso no “capturé”, pero era algo sobre lo que ya había pensado y decidido, y tenía muy clara la respuesta si se daba la oportunidad 😉

La organización y la importancia de los detalles

Una vez decidimos las fechas del curso nos pusimos de inmediato en marcha.

Lo primero que hicimos fue organizar los aspectos relacionados con la logística. Gracias al estupendo trabajo de Paz Garde, todo lo necesario para el curso estuvo preparado con detalle.

Tras evaluar varias opciones, Paz, con gran criterio, seleccionó el Centro de Reuniones Torre Ombú por la calidad y luminosidad de sus salas, y por su estupenda ubicación pensando, sobre todo, en las personas que vendrían desde fuera de Madrid.

También fue un acierto trabajar con la Fundación Juan XXIII para la organización y preparación del catering que disfrutamos durante el curso. En todo momento estuvieron atentos a que no faltase de nada.

Aforo completo… en tiempo record

Con la logística organizada, el siguiente paso era lanzar la convocatoria.

Debido al elevado número de personas interesadas que se habían puesto en contacto con nosotros durante los meses anteriores, sabíamos que las plazas se iban a agotar.

Sin embargo, al menos yo, no esperaba que lo hiciesen en poco más de dos semanas desde que enviamos la convocatoria.

Aprovecho para dar las gracias a las personas que confían en OPTIMA LAB para mejorar su efectividad.

Compartiendo un día y medio de efectividad con GTD®

Siendo fieles nuestros niveles de calidad y exigencia, queríamos que las personas que iban a asistir tuvieran la misma experiencia que los cursos que facilitamos in-company.

Tenemos la responsabilidad de hacer llegar a las personas lo que es y lo que significa GTD®, y este caso no iba a ser menos.  

En el primer día, unos minutos antes de comenzar el curso, organizamos un café de bienvenida para favorecer el networking e ir calentando motores. He de agradecer a todas las personas que asistieron su compromiso y su puntualidad para facilitar, en todo momento, el desarrollo de la formación.

El ambiente fue extraordinario y contar un grupo de personas con experiencias y perfiles diversos enriqueció enormemente la experiencia de aprendizaje.

Como publicaba en mi perfil de Instagram, fue un placer poder compartir esos días con tantas personas dispuestas y motivadas a mejorar su efectividad.

Resultado y personas satisfechas

Estoy convencido de que todo lo anterior contribuyó al excelente resultado (NPS=93) y la valoración final del curso .

El feedback recibido ha sido muy positivo, tanto por la organización como por el desarrollo de la formación, lo que nos alegra enormemente y nos anima a seguir trabajando con ilusión en la misma línea que hasta ahora.

Tener la oportunidad de trabajar con propósito en algo que disfrutas, que conoces y que es útil a otras personas es un auténtico lujo.

Y en lo personal…

Como comentaba al principio, para mi ha sido una experiencia muy especial. Profesionalmente ha supuesto todo un reto y el resultado conseguido ha sido muy satisfactorio.

Desde que a principios de este año comenzase mi camino artesano más allá del muro, las luces y las sombras han estado ahí. Tengo claro que forman parte del juego, pero también tengo claro que esta experiencia será una de esas luces que siempre estará ahí.

Es momento de disfrutar de la experiencia y de seguir trabajando para acercar la formación oficial GTD® en España al mayor número de personas posible.

Y como el movimiento se demuestra andando, ya hemos publicado la convocatoria del segundo curso abierto, que tendrá lugar también en Madrid.

Me encantará verte por allí y que, juntos, disfrutemos de la experiencia de aprender a mejorar la efectividad personal con GTD®.

No hace falta un par, solo un propósito

Hoy se cumple un mes desde que comencé, con dedicación completa, mi andadura por el camino artesano.

Treinta días en los que se han superado mis expectativas, con un balance que no me podía imaginar.

Sé que un mes es poco tiempo para sacar conclusiones pero me gustaría compartir la experiencia con vosotr@s.

Sin parar

Ha sido un mes donde, literalmente, no he parado.

Viajes, formaciones y proyectos de consultoría para mejorar la efectividad han llenado mi calendario… y lo tienen muy ocupado en los próximos meses.

La necesidad de las personas de mejorar la efectividad es cada vez más evidente, tanto por parte de las personas como de las organizaciones.

Lo cierto es que está todo por hacer, a pesar de lo mucho que ya hemos avanzado. Las expectativas, y los datos, indican que la dinámica seguirá la línea ascendente de los últimos años.

Y estamos preparados para ello.

Las sombras

También hay aspectos a mejorar. Es normal cuando se empieza y afronta un proceso de cambio que merece la pena.

La elevada actividad en cliente me ha llevado a prestar menos atención al trabajo del día a día. Principalmente, mi participación en los proyectos de gestión interna en OPTIMA LAB y mi actividad comercial se han visto algo afectados. Habrá que hacer ajustes en estos puntos.

Por otro lado, también estoy en proceso de conseguir un balanceo óptimo de mi atención entre la familia y el trabajo cuando estoy en casa. Es algo que no me preocupa en especial porque sé que es un proceso de adaptación que vendrá con el tiempo, pero ahí está.

Las luces

Como comentaba al principio, la realidad de este primer mes ha superado mis expectativas.

Destacaría por encima de todo la posibilidad de experimentar, con enfoque y dedicación completa, el alineamiento entre mi actividad y mi propósito. Realmente disfruto ayudando a las personas a mejorar, por pequeño o grande que sea esa mejora.

Poder centrarme en mi actividad profesional, y evitar la dispersión en más temas de los que podía atender con la suficiente calidad, ha sido otro de los grandes aspectos positivos. Intuyo que este enfoque es algo que aportará mucho a los resultados profesionales y mi calidad de vida.

Por otro lado, la convivencia con mi amiga la incertidumbre ha ido muy bien. Era una de las cosas que más dudas me generaba y el balance ha sido muy bueno. Seguiremos “cultivando” la relación.

También estoy más que satisfecho con los resultados de este mes, tanto en términos de facturación como del feedback recibido en los diferentes proyectos. Para ser el primer mes, los resultados han sido muy buenos. Hay que mantenerse. 😉

Y por último,mención especial para el apoyo, las conversaciones y los mensajes que he tenido con muchas personas. Siempre he escuchado que, en el trabajo por cuenta propia, uno se encuentra solo ante todo. Pero la realidad es muy diferente y siempre hay gente estupenda que está ahí.

Conclusión

El balance de este primer mes de “mi nueva vida” es muy positivo. Sinceramente, lejos de lo que me podía esperar a estas alturas.

Los aspectos menos positivos se han visto superados con creces por todas las oportunidades y resultados conseguidos.

Esto no ha hecho nada más que empezar, y tengo claro es una carrera de fondo donde lo importante no es como se empieza sino la tendencia que se sigue.

Alinear tu actividad con tu propósito es algo de un valor especial. A pesar de que muchas personas me dicen que he tenido un par al empezar este camino, lo cierto es que no hay nada de eso. Porque para todo esto no hace falta un par, solo un propósito.

Seguimos construyendo.

X Jornadas OPTIMA LAB: Construyendo el «camino del sí»

 


“Podemos encontrar un camino o hacer uno.” – Hannibal

El número X es especial. A lo largo de la historia, muchas civilizaciones y culturas han interpretado en este número algo diferente respecto al resto. Reinicio, perfección, determinación para conseguir objetivos o decisión son algunos de los significados que se asocian este número.

Puede que sea una simple coincidencia, pero siento que estas X Jornadas que celebramos a primeros del mes de enero han tenido mucha relación con algunos de los significados especiales del número 10.

Uno de esos significados es el de “reinicio”. Han sido las primeras jornadas tras la salida de la red de Jero, AJ y Jesús. También han sido las primeras jornadas en las que yo estaba como nodo activo y dedicado al 100% a la actividad de la red. Un reto en estas jornadas, al menos para mí, era vivir unas jornadas de máxima efectividad e impulsar una nueva tendencia para los próximos meses. Creo que era necesario hacer un “reset” en la red para recuperar el espíritu que la ha hecho crecer y convertirse en lo que es. Para mi han sido las jornadas del “reinicio” y mis expectativas se cumplieron sobradamente.

También han sido unas jornadas donde ha quedado plasmado el afán de superación, mejora y aprendizaje constante en la red. Ser referencia en cualquier ámbito implica unos niveles de exigencia y responsabilidad que hay que trabajar en el día a día, sin conformarse con lo que ya hayas conseguido en el pasado.

En línea con ese espíritu de mejora, actitud para aprender y la curiosidad que forma parte del ADN de la red, en estas jornadas contamos con la participación de Mónica Galán y David Barreda. Contar con la ayuda de expertos en los ámbitos donde identificas recorrido de mejora es inteligente y algo tremendamente efectivo.

Gracias a Mónica me lleve muchas cosas sobre las que trabajar. Una de ellas es el concepto de “fluencia cognitiva” como medio para construir y facilitar los procesos de comunicación y aprendizaje. Un medio para construir el «camino del sí», consiguiendo resultados en el proceso al poner las cosas fáciles mediante una comunicación efectiva que, lejos de ser innata, debe trabajarse con dedicación, atención y antelación.

En la tarde del segundo día contamos con David Barreda. Conocía a David por su estupendo blog «Procesos y Aprendizaje» y fue un placer conocerle, por fin, en persona. Su intervención me confirmó la importancia y el trabajo que conlleva la preparación de una acción formativa efectiva. Todo aprendizaje lleva asociado una secuencia que se debe trabajar con anticipación y que también se debe adaptar a cada situación sin olvidar que, en cualquier proceso formativo, el foco debe estar en las personas. Fue una satisfacción confirmar que vamos por el buen camino.

En definitiva, fueron dos grandes sesiones en las que ambos, Mónica y David, hicieron un extraordinario trabajo y nos aportaron mucho. Sin duda, estas experiencias me ayudarán a seguir construyendo el camino del futuro.

También me gustaría destacar el trabajo interno que realizamos como red. En especial, me quedo con el tiempo que dedicamos a debatir y tomar consciencia sobre la importancia de tener claridad de ideas en el desarrollo de nuestra actividad. Saber qué, para qué, por qué y cómo hacemos lo que hacemos forma parte de esa curiosidad y responsabilidad que comentaba antes. El pensamiento crítico es algo muy presente en todas nuestras acciones, algo imprescindible para seguir avanzando.

Por último, quería aprovechar para dar las gracias a Paz por la estupenda organización de las jornadas, a José Miguel por el acertado enfoque que tuvieron y, a Cruz y Jordi, por su generosa participación a pesar del cansancio acumulado por el madrugón y el viaje hasta El Escorial.

Las próximas jornadas tendrán lugar dentro de unos meses. Será una nueva oportunidad compartir, aprender, reflexionar y evaluar sobre las tendencias que, como red, estamos marcando. Y, mientras llegan, seguiremos trabajando para construir el «camino del sí» en la efectividad personal y organizativa.

IX Jornadas OPTIMA LAB: Comunicación, claridad y adaptación

“Los problemas de hoy son el resultado de los problemas del pasado”. Peter Senge

He llegado a estas IX Jornadas con la reserva encendida. Algo cansado y saturado de tantos proyectos y frentes abiertos, personales y profesionales. Habrá que ir pensado en cerrar aquellos que haya que cerrar. El traje de Superman ya va quedando pequeño.

A pesar de llegar como he llegado, estas IX Jornadas han supuesto una inyección de aire fresco y energía en la vorágine del día a día. Un día y medio de paréntesis muy necesario.

Jornadas atípicas en su duración. Día y medio en lugar de los dos días y medio habituales. En ocasiones, los proyectos y el trabajo en cliente dan poca tregua y hay que adaptarse.

También han sido unas jornadas diferentes en su contenido. Dedicamos la tarde del primer día a trabajar, junto a Xavier Vila y Cristina García de Quesada, actualizando el material fotográfico para nuestros perfiles en redes sociales. Una experiencia estupenda que disfruté mucho, gracias a la complicidad y profesionalidad que ambos generaron en la sesión de trabajo. Se nota cuando alguien trabaja siguiendo un propósito y haciendo lo que le gusta. Para tomar nota…

Por cierto, en el collage que encabeza este post, cortesía de Antonio José con material de las sesiones de trabajo con Xavi y Cristina, puedes ver a José Miguel, Paz, Cruz, Jordi, Jerónimo, Antonio José y un servidor. Faltaba Jesús, que no pudo asistir a la segunda jornada.

La jornada completa del segundo día la dedicamos a trabajar en Euroforum, lugar habitual de nuestras reuniones presenciales. Aprovecho para dar las gracias a mis colegas por ofrecerme la oportunidad de dinamizar esta jornada.  

Fue una jornada de mucha reflexión, de mucha comunicación directa y, sobre todo, de sinceridad. En mi opinión, había llegado el momento de hacer una puesta en común del estado del proyecto OPTIMA LAB desde las diferentes perspectivas de quienes formamos parte de ello. La inercia de varios años de trabajo juntos, la responsabilidad de hacer realidad la formaciónGTD® oficial en España y nuestro propósito de hacer llegar la efectividad personal a la sociedad así lo requerían.

Me resultó muy útil evaluar el estado, el sentido y el propósito de nuestra situación como red productiva. Personalmente, siempre he creído que hemos hecho muchas cosas bien y que aún tenemos mucho recorrido de mejora. ¿Cómo surgió el proyecto? ¿Qué ha cambiado desde entonces? ¿Cómo solapan los intereses personales de los nodos en el proyecto? ¿Qué cambiar y para qué hacerlo? ¿Qué hay que seguir haciendo igual y qué hacer de forma diferente?.

Preguntas necesarias que provocaron reflexiones, respuestas y discusiones enriquecedoras. Puntos de vista diversos que resultaron en conclusiones concretas. Y de todas esas conversaciones, emerge la necesidad de evolucionar el modelo porque una red en estrella tiene pocas opciones de ser una red productiva.

De estas jornadas, me he llevado una serie de ideas, reflexiones y conclusiones que comparto a continuación:

  • La estructura es insuficiente como solución. Son las personas quienes marcan el ritmo y el funcionamiento de cualquier organización. También en los modelos redárquicos. Personas a ritmos inadecuados provocan resultados inadecuados.
  • Trabajar en red exige autonomía y responsabilidad, que va más allá de escribir esas palabras en post como este. Personalmente, aún estoy por descubrir cosas en este sentido y con recorrido de mejora en este camino hacia la madurez
  • La comunicación directa y sincera es un activo fundamental en cualquier relación. En los modelos redárquicos, más aún. Hacerlo de manera correcta y natural es todo arte y, en este punto, quiero dar las gracias a José Miguel por crear las condiciones que lo permitieron
  • La queja y la excusa son recursos fáciles que todos tenemos al alcance. Hay que aprender a ignorarlos y centrarnos en lo que podemos y tenemos que hacer: esfuerzo, trabajo y más trabajo
  • Si tienes dudas, pregunta. Si necesitas algo, pide. La mayoría de la gente quiere ayudar, sobre todo si se va en el mismo barco que tu
  • Cualquiera tiene el talento para trabajar en red (aquí discrepo con mi colega José Miguel y es algo sobre lo que dedicaré tiempo a reflexionar en vacaciones)
  • Manejar la incertidumbre ha pasado a ser algo fundamental en nuestra vida. Hay que aprender a vivir con ella…
  • En la vida, hay que tomar decisiones… Por más que trates y pretendas que sea el tiempo quien las tome
  • La implementación es imprescindible para alcanzar resultados. Como decía Peter Drucker, “la estrategia es una commodity, pero la ejecución es un arte”

En conclusión, jornadas diferentes y necesarias. Las decisiones tomadas ofrecerán resultados en los próximos meses. Resultados que, sean los que sean, van a beneficiar a OPTIMA LAB como proyecto.

Por mi parte, ganas de trabajar más y mejor, aprendiendo para estar a la altura de un proyecto que sigue creciendo, donde los límites únicamente los marcan las creencias de quienes estamos en él.